Diagnóstico rápido

Uranotest FeLV-FIV

Detección conjunta de antígenos de Leucemia felina y anticuerpos de inmunodeficiencia felina en sangre, suero o plasma.
Incluye sellos para pasaporte vacunal.

Ideal tanto para screening como para diferenciación clínica en gatos con cuadros clínicos compatibles con ambas enfermedades. Detecta antígenos específicos p27 (Leucemia) y gp40 (Inmunodeficiencia). No interfiere con vacunaciones. Técnica de tan solo 2 pasos: ahorro de tiempo y reduce errores.

Presentaciones disponibles: 5 y 10 tests.

Especificaciones
Finalidad: Detección simultánea de antígeno de Leucemia Felina (FeLV) y anticuerpos de Inmunodeficiencia Felina (FIV)
Muestra: Sangre entera, suero, plasma
Sensibilidad: FeLV 94 % versus aislamiento viral FIV 96 % versus Western Blot
Especificidad: FeLV 99 % versus aislamiento viral FIV 98 % versus Western Blot
Tiempo de lectura: 10 minutos
Tiempo de realización: 2 minutos
Presentación: Cajas con 5 y 10 tests. Tubos con EDTA para la recogida de sangre incluidos
Nº registro: 1647 RD

Información para el veterinario

Se puede dar un resultado negativo en animales infectados en caso de que la infección se encuentre en un estadio inicial (durante las 2-3 primeras semanas). Para eliminar completamente el riesgo de introducir un animal infectado en el hogar, se debe hacer un nuevo test al menos 90 días después del primero o de una posible exposición al virus de la leucemia felina.

El test de FeLV puede realizarse a cualquier edad. Si la madre es FeLV positiva el gatito podría ser también positivo.

Las vacunas frente a FeLV no interfieren el resultado del test.

Durante la fase aguda de la infección, el test puede resultar negativo al no detectarse anticuerpos en sangre circulante. Esta circunstancia se debe a la propia patogenia de la enfermedad, no a una posible deficiencia del test.

Los resultados del test deben ser interpretados cuidadosamente en gatitos. Hasta la 12 semana de vida pueden tener anticuerpos procedentes de la madre que pueden interferir el resultado del test. En caso de resultado positivo, sería necesario realizar otro test después de 8-12 semanas. Si el resultado es negativo, es muy poco probable que esté infectado.

DOCUMENTACIÓN PARA EL VETERINARIO
DESCARGAR PDFProspecto e instrucciones de uso DESCARGAR PDFPlantilla - modelo hoja de resultados

* Esta información está disponible solo para profesionales veterinarios. Al hacer clic para la descarga declara que posee la titulación adecuada para acceder al contenido.

Preguntas frecuentes

La detección cualitativa de antígeno de virus de Leucemia Felina (FeLV) y anticuerpos de virus de Inmunodeficiencia Felina en suero, plasma o sangre entera de gato.

La fiabilidad es equiparable utilizando cualquiera de ellas.

Sin embargo, cuando trabajamos con sangre muy hemolizada o lipémica siempre es preferible utilizar suero o plasma, ya que la hemólisis o la lipemia son factores que interfieren con cualquier técnica diagnóstica, tanto en la clínica como en el Laboratorio.

No, es importante utilizar una gota de 10 microlitros de muestra, lo que se consigue solo con la ayuda del microcapilar desechable de precisión que se suministra en el kit.

Administrar una gota de un volumen diferente al recomendado puede inducir a un resultado erróneo.
Si has extraviado los capilares, ponte en contacto con nosotros y te los repondremos inmediatamente sin ningún cargo.

Sí. Puedes utilizar cualquier otro tubo con anticoagulante tratado con heparina, citrato o EDTA o sin anticoagulante, si lo que quiere es utilizar el suero como muestra. El kit incluye tubos con EDTA para tu mayor comodidad y economía, pero puedes utilizar cualquier otro.

Debe proceder como si fuera destinada a cualquier otro procedimiento laboratorial.

La sangre entera debe conservarla refrigerada entre 2ºC y 7ºC durante no más de 24 horas. Nunca se debe congelar.

Si no va a poderla utilizar antes de 24 horas separe el plasma por centrifugación o el suero por sedimentación y podrá conservarla entre 2ºC y 7ºC, hasta 2 semanas. Para conservarla durante más tiempo, se recomienda congelar.

No, como con cualquier otro procedimiento diagnóstico, debe esperarse hasta que alcance la temperatura ambiente. Si quieres acelerar este proceso sujeta el tubo entre tus manos durante al menos 5 minutos o bien atemperar la muestra a temperatura ambiente durante 15 minutos. Muchos veterinarios no tienen en cuenta esta circunstancia y el atemperado incorrecto es una de las causas más frecuentes de falsos resultados.

A partir de 20 minutos después de la realización del test se puede producir degradación y difuminación de los colores de la banda. Esto no ocurre en todos los test, pero la recomendación es que siempre se debe repetir el test si no se ha podido realizar la lectura en el tiempo indicado, ya que puede inducir a una interpretación errónea.

La realización de un test antes de introducir un gato en el hogar es imprescindible, en especial en aquellos que proceden de un entorno sin suficientes garantías sanitarias y, periódicamente, en gatos que tienen fácil acceso al exterior y realizan escapadas frecuentes.

Uranotest FeLV-FIV tiene una sensibilidad y especificidad muy cercana a los gold standard (técnica laboratorial de referencia) y puede detectar precozmente antígenos de FeLV o anticuerpos de FIV.

Sin embargo, la realización de un test no excluye el conocimiento de la patogenia de ambas enfermedades, debiéndose tener en cuenta las diferentes fases de la infección: viremia transitoria, viremia persistente e infección latente.

Si el gato está en un estadio inicial de la infección no se detectarán antígenos de FeLV o anticuerpos de FIV. Si queremos eliminar completamente el riesgo de introducir animales enfermos en el hogar debería realizarse otro test a los 90 días del primero.

Sí, los gatitos pueden chequearse a cualquier edad teniendo en cuenta los siguientes factores:

En el caso de FeLV, hay transmisión transplacentaria y a través de la leche. Por tanto, los gatitos de madres positivas pueden ser también positivos al nacimiento y negativizarse posteriormente.

En el caso de la FIV, hasta las 24 semanas de vida pueden tener inmunidad pasiva procedente de una madre infectada y dar positivo al test. Sin embargo, el virus se transmite a la camada tan solo en un 30% de las ocasiones. Si se vuelve a realizar un test las 24 semanas de vida y el resultado es negativo, es muy improbable que el gatito esté infectado. Por el contrario, si es positivo podemos considerar que padece la infección.

El test es el primer e indispensable paso en el protocolo de diagnóstico de la Leucemia felina. Un positivo a FeLV demuestra presencia de antígeno viral en sangre pero no es diagnóstico definitivo de leucemia, linfosarcoma u otras enfermedades asociadas a la Leucemia felina. Como con cualquier otro procedimiento laboratorial, el resultado debe valorarse en conjunto con otros hallazgos clínicos y laboratoriales (hemograma y otros perfiles bioquímicos).

Hay que tener en cuenta que los gatos con virema transitoria pueden convertirse en negativos a las 4-6 semanas.

Un negativo a FeLV demuestra ausencia de antígeno viral en sangre en el preciso momento de su realización.

No excluye infecciones en fase temprana o neutralización de la infección. En gatos que han tenido contacto con otros infectados, se recomienda repetir el test en un plazo de 8-12 semanas.

El test es el primer e indispensable paso en el protocolo de diagnóstico de la Inmunodeficiencia felina. Un positivo a FIV demuestra presencia de anticuerpos en sangre pero no es diagnóstico definitivo hasta que se valore conjuntamente con otros hallazgos clínicos y laboratoriales.

Hay que tener en cuenta que los gatos con viremia transitoria pueden convertirse en negativos a las 4-6 semanas.

Un negativo a FIV demuestra ausencia de anticuerpos en sangre en el preciso momento de su realización.

En las fases iniciales de la infección no se producen anticuerpos frente a FIV. Por eso, en gatos que han tenido contacto con otros infectados, se recomienda repetir el test en un plazo de 12 semanas para excluir totalmente el riesgo de contagio. También está descrito que en la fase aguda de la enfermedad el gato puede presentar ausencia de anticuerpos en sangre circulante.

Dada la inespecificidad de la sintomatología de la leucemia e inmunodeficiencia felina y la alta prevalencia existente, es recomendable descartar su presencia por medio de la realización de un test, ante cualquier proceso patológico de sintomatología inespecífica. Es especialmente aconsejable en gatos con signos clínicos de enfermedad oral, dada la alta correlación existente entre patologías orales e infección por retrovirus felinos.

Regístrate en nuestro boletín informativo

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, usted acepta el uso de cookies.

Leer más