Gastroenteritis hemorrágica (enteropatía aguda hemorrágica)

Uranovet - 11/12/2019

Enteropatía aguda hemorrágica

Síndrome hiperagudo de etiología desconocida, caracterizado por la aparición repentina de vómitos y diarrea con sangre que da lugar a una rápida deshidratación, hemoconcentración e hipovolemia debidas a la gran pérdida de agua y electrolitos, que pasan a la luz intestinal.

Se cree que la causa inicial del proceso sería un incremento a nivel intestinal de la permeabilidad vascular y mucosal, asociada a una hipersecreción de la mucosa, lo que provocaría el paso a la luz intestinal de hematíes, plasma y fluidos. Este aumento de la permeabilidad sería la consecuencia de una reacción inmunitaria anormal y exagerada a nivel local frente a bacterias o a sus toxinas (similar al shock endotóxico), a algún componente de la alimentación o representaría incluso una reacción de hipersensibilidad tipo I (reacción alérgica mediada por IgE y mastocitos). La hiperactividad y el estrés pueden, según algunos autores, contribuir al desencadenamiento de la patología.

Diversos estudios han asociado esta patología a la presencia de bacterias del género Clostridium, por lo que se había especulado que este microorganismo o sus toxinas podían ser la causa desencadenante. Sin embargo actualmente se cree que Clostridium sería sólo un factor complicante, ya que la inflamación y necrosis de la mucosa intestinal que provoca esta bacteria no suele aparecer en los cuadros de enteropatía aguda hemorrágica.

Sintomatología

Puede afectar a perros de cualquier edad y raza, pero es más frecuente en adultos jóvenes (2 - 4 años) de razas toy o miniatura (caniches, schnauzer miniatura, yorkshire terrier, pequinés).

La sintomatología suele presentarse de forma sobreaguda, en animales en buen estado de salud y sin estar asociada a cambios de hábitos (alimentarios, ingestión de substancias extrañas, etc.). El cuadro clínico se caracteriza por vómitos, a veces con sangre, diarrea hemorrágica generalmente de olor fétido y apariencia viscosa al principio (mermelada), anorexia, depresión, dolor abdominal, y raramente fiebre.

Pueden aparecer indicios de shock, con pulso rápido y débil y con un tiempo de rellenado capilar aumentado. Es importante destacar que clínicamente no se aprecia deshidratación, (la prueba del pliegue de la piel suele ser normal) debido al curso sobreagudo del proceso.

Interpretación de los análisis

El diagnóstico diferencial debe realizarse por exclusión de otras patologías que cursan con síntomas similares:

  • Gastroenteritis víricas, típicas de cachorros: infección por Parvovirus / Coronavirus.
  • Enteritis bacterianas, especialmente por Salmonella.
  • Leptospirosis. - Pancreatitis aguda.
  • Parasitosis: giardiasis, coccidiosis, trichuriasis, etc.
  • Obstrucción intestinal aguda.
  • Enfermedades gastrointestinales primarias: colitis ulcerativa - ulceración gastrointestinal (administración no controlada de AINES de uso humano)
  • Intoxicaciones: plomo, arsénico, talio. Para su diagnóstico es determinante una buena anamnesis y conocer la patología asociada a estos tóxicos ( signos neurológicos, renales, dérmicos etc.).

Las características más remarcables de la gastroenteritis hemorrágica son la presentación sobreaguda en un animal sano y la hemoconcentración sin deshidratación aparente.

Pruebas Generales

  • Hemograma:
    Muestra siempre hemoconcentración acusada (Hct. 60-75%) debido a la pérdida aguda e importante de líquidos. Suele aparecer un leucograma de estrés, con leucocitosis, neutrofilia y linfopenia.
  • Bioquímica sanguínea:
    Pueden elevarse las transaminasas hepáticas por destrucción de hepatocitos debido a la absorción de toxinas y a la hipoxia hepática. La urea puede estar elevada moderadamente (uremia prerrenal) asociada generalmente a oliguria. Los enzimas pancreáticos están normales o ligeramente incrementados, lo que nos sirve para descartar una pancreatitis. Las proteínas totales suelen estar normales o disminuidas por la pérdida a nivel entérico. Puede presentarse desequilibrio iónico con hipocalemia.
  • Parásitos en heces:
    Suelen estar ausentes aunque en algunos casos aparecen como factor asociado.

Pruebas Específicas (diagnóstico diferencial)

  • Pruebas de coagulación:
    Serán normales excepto en casos avanzados en los cuales puede desencadenarse una coagulación intravascular diseminada, generalmente a causa de septicemia. En éstos animales encontraremos valores aumentados de T.C., T.P.T.A. y T.P. y aumento de los P.D.F., asociado a disminución del número de plaquetas (trombocitopenia por consumo).
  • Cultivo de heces:
    Deben ser negativos a bacterias patógenas del tipo Salmonella, Campylobacter y Clostridium.
  • Determinación de antígenos de Parvovirus y Coronavirus:
    Negativos.
  • T.L.I. (tripsina inmunorreactiva):
    Aparecen valores normales (5-35 ng./ml.). Valores superiores a 80 ng./ml. son diagnósticos de pancreatitis aguda.

Bibliografía

  • GUILFORD, W.G.; CENTER, S.A.; STROMBECK,D.R. et al. (1996) : Strombeck´s Small Animal Gastroenterology. (3ª ed.) Saunders, pg. 433-435
  • BUSH, B.M. (1999) : Interpretation of Laboratory Results for Small Animal Clinicians ( 6ª ed.) Blackwell Science Ltd., pg. 35-42
  • MORGAN, R.V. (1997) : Handbook of Small Animal Practice ( 3ª ed.) Churchill Livingstone., pg. 360
  • THE MERCK VETERINARY MANUAL (1998) 8º ed. pg. 302-303
  • GREENE, C. E. (1998 ) : Clinical Microbiology and Infectious Diseases of the Dog and Cat. (2ª ed.) Saunders, pg. 608
  • SIMPSON, K.W. (1999): Veterinary Clinics of North America: Small Animal Practice. vol. 29, nº 2, pg. 441-447
  • GERMAN, A.J. (2001) : Journal of Veterinary Internal Medicine vol. 15 nº 1, pg.14-25
  • LLOYD-EVANS, L.P. (1978) : Veterinary Record vol.103 nº11 pg. 247-248.
  • WEESE, J. S. (2001) : Journal of Veterinary Internal Medicine vol. 15 nº 4, pg.374-378
  • RALLIS, T.S. (1996) : Veterinary Clinical Pathology vol. 25 nº 2, pg. 65-68
  • TRIBE, G.W. (2001) : Veterinary Record vol. 149 nº 10, pg. 310-311
  • LOCHER, C. (2001) : American Journal Veterinary Research vol. 62, nº 2, pg. 211-216

Análisis recomendados

Pruebas Generales

  • Hemograma.
  • Bioquímica sanguínea: ALT / AST / Amilasa / Creatinina / Lipasa / PT / Potasio / Urea.
  • Parásitos en heces.

Pruebas específicas

No existe ninguna prueba específica para diagnosticar la gastroenteritis hemorrágica. Las pruebas que se proponen a continuación nos servirán para descartar otras patologías.

  • Pruebas de coagulación (para descartar coagulación intravascular diseminada y otras coagulopatías).
    • Productos de degradación de la fibrina (P.D.F.).
    • T.C. (tiempo de coagulación).
    • T.P. (tiempo de protrombina).
    • T.P.T.A. (tiempo parcial de tromboplastina activado).
  • Cultivo de heces (para descartar infección bacteriana).
  • Determinación de antígenos de Parvovirus y Coronavirus caninos en heces (para descartar infección por estos virus en animales jóvenes).
  • T.L.I. - tripsina inmunorreactiva (si se sospecha de pancreatitis aguda con elevación discreta Puede afectar a perros de cualquier edad y raza, pero es más frecuente en adultos jóvenes (2 - 4 años) de de enzimas pancreáticos).

Puedes solicitar los analísis necesarios a Uranolab® a través de nuestra web, solo tienes que registrar tu clínica con nosotros.

Acceder a Uranolab Saber más sobre Uranolab

Regístrate en nuestro boletín informativo

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, usted acepta el uso de cookies.

Leer más